El mejor momento para solicitar un aumento es cuando la empresa considera encomendarle al trabajador un nuevo papel o bien considera una promoción interna

La negociación de un sueldo es un tema que a todos los empleados se les pasa por la cabeza pero no encuentran la manera de encauzar dicha acción. Aunque los jefes puedan tener en consideración el valor que supone a los trabajadores dar este paso, no suelen ser generosos en términos económicos, y más si no tienen motivos para ello.

«El mejor momento para hacerlo es cuando la empresa considera encomendarle al trabajador un nuevo papel o bien considera una promoción interna»

Elconfidencial.com

Tal y como explica el portal especializado en empleo ‘Glassdoor’, la empresa ofrecerá resistencia, escurrirá el bulto y se escudará en que «el crecimiento salarial es limitado», pero con los datos del mercado en la mano no hay por qué temer, pues, si se piensa fríamente, buscar a un nuevo empleado le saldrá como mínimo igual de caro.

Antes de la negociación hay que ser honestos con uno mismo. Es necesario calibrar objetivamente cuánto se debe pagar a alguien por el puesto de trabajo que se ocupa o al que se aspira, con una experiencia laboral determinada y en un mercado concreto. El éxito depende de si se presenta al jefe la cantidad más realista posible a la que se quiere aspirar.

¿CÓMO SE DEBE NEGOCIAR EL SUELDO?

Lo primero que debemos hacer presentarnos al responsable de Recursos Humanos con un plan de ruta:

  • Presentar un rango de salario y no una cifra. Un rango salarial basado en lo que ganan otros profesionales del sector en lugar de una cifra inamovible.
  • No despreciar otras ventajas. Incluir otras ventajas laborales como parte del salario total. De esta forma, también deben entrar en juego los bonus, las dietas, las compensaciones por desplazamientos, etc.
  • Practique su discurso. Los expertos recomiendan practicar previamente las frases en un entorno de conversación, de manera que se pueda escuchar la cadencia de la voz y percibir errores en cuanto al lenguaje no verbal.
  • Se amable, pero firme. No debe preocupar parecer exigente, siempre y cuando use un tono comprensivo, agradecido y amable, aunque sin perder la confianza, pues la demanda está basada en condiciones realistas.
  • No se tiene por qué aceptar la primera oferta. En ningún caso se puede descartar la posibilidad de pedir tiempo para evaluar la oferta y de programar una reunión en los próximos días.

Y…¿DESPUÉS?

Haya sido exitosa o no, el proceso no acaba tras abandonar el despacho. En caso de haberse traducido en un aumento, el jefe esperará más responsabilidad por parte de su empleado. Es importante cerciorarse de que nuevas responsabilidades espera el jefe que tenga, y asegurarse de cuando se debe empezar a ello.

Toda negociación salarial es difícil y angustiosa, pero cuando se salda con éxito, envía al menos dos mensajes positivos al jefe: el trabajador tiene planes de quedarse en la empresa; el segundo es que se trata de una persona que valora su trabajo y que quiere que los demás lo valoren.

Fuente: ElConfidencial.com

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Your Comment*

Nombre*

Email*

Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.